Continuará…

¡Un mono con tres cabezas! O por qué Monkey IslandTM es el mejor juego del mundo

Recomendación: durante la lectura de este post se recomienda fervientemente escuchar esto.

Una cosa más, en este caso una advertencia: en este post hay spoilers, creo. Probablemente muchos. Aunque si en algún caso ha sido cierto eso de que el destino da igual, lo importante es el camino, es en esta saga, llena de monos, piratas y sentido del humor.

De latostadora.com

De latostadora.com

Si nunca has gritado “Detrás tuya, un mono con tres cabezas!” a un enemigo para escabullirte ante sus ojos… Si nunca has dicho, seductoramente, “¿Llevas un recoge-plátanos en el bolsillo o es que te alegras de verme?”… Si nunca has bebido grog hasta hartarte, no has llevado una camiseta en la que se lee “Yo encontré el tesoro de Melée Island”, no has oído hablar del Big Whoop, no sabes lo que es estar atrapado en mitad del océano en un coche de choque, no has sido mangoneado vilmente por Largo Lagrande y has intentado vengarte haciéndole vudú, no has derrotado a la Maestra de la Espada, no has escupido insultos tan icónicos como “Yo soy cola, tú pegamento” o “Qué apropiado, tú peleas como una vaca”, y, hablando de escupitajos, si nunca te has servido del viento para ganar uno, no te emocionas cuando lees la frase “Somewhere in the Caribbean”… En suma, si nunca has escuchado las palabras “Me llamo Guybrush Threepwood, y voy a ser un pirata”, amigo, lo siento por ti. En serio, mis condolencias.

No sabes lo que te has perdido.

Todo esto viene a que, muy recientemente, Disney ha anunciado que echa el cierre a LucasArts, la división de la compañía que a lo largo de exactamente treinta años ha desarrollado las mejores aventuras gráficas de la historia con mayúsculas de los videojuegos: Manic Mansion, Grim Fandango, algunas divertidas entregas de Indiana Jones y, por supuesto, la grande entre las grandes, la saga de la Isla de los Monos: The secret of Monkey Island, Monkey Island II: LeChuck’s Revenge, The Curse of Monkey Island y la algo extraña Escape from Monkey Island. 

Esqueletos remasterizados

Esqueletos remasterizados

Una que es capitán, básicamente, por Long John Silver y el capitán Flint, sí, pero también por LeChuck y Guybrush Threepwood, no sabe cómo tomarse la noticia. ¿Es mala porque cierra la casa responsable de estas grandes obras del entretenimiento de finales del pasado siglo, o es buena porque así, tal vez, los derechos de la misma vuelvan a su creador original, Ron Gilbert, que se desvinculó después de la segunda entrega y que fue el responsable directo del maravilloso sentido del humor de la saga? No sé, no sé. Tengo sentimientos encontrados. De momento, gana la pena, una pena empapada en nostalgia, con una levísima esperanza brillando en el fondo.

Si conocéis la saga, seguro que me comprendéis. Si no, os digo varias cosas:

1: Ya estáis jugando. En serio, váis tarde y nunca se es demasiado mayor (ni demasiado inteligente) para jugar al Monkey Island. Recientemente se han editado versiones especiales de las dos primeras entregas con gráficos mejorados (que permiten también el cambio instantáneo a la imagen pixelada, para los más nostálgicos), la tercera está disponible en cualquier tienda de segunda mano que se precie, de la cuarta os podéis olvidar, pero hace poco Play Station ha sacado una continuación de cinco episodios, Tales of Monkey Island, (que aún no he degustado pero está comprada y convenientemente guardadita en la memoria de nuestra Play, entre algodones). En fin, hay muchas posibilidades, y todas apetecibles.

 Y 2) Os estáis perdiendo el mejor juego del mundo. ¿Lo he dicho ya? ¿No? ¿No me creéis? Dejadme que os dé algunos buenos argumentos…

 

Monkey Island es el mejor juego del mundo por su protagonista

GuybrushEl ingenuo, decidido, torpe, testarudo, aventurero, y muy enamorado Guybrush Threepwood, uno de los nombres más extraños y recordados de la Historia Antigua del Videojuego. Con su conocida frase de presentación (“Me llamo Guybrush Threepwood y quiero ser un pirata”, que más tarde evoluciona a “Me llamo Guybrush Threepwood y soy un temido pirata”, con sus diversas variantes que, todas por igual, provocan la hilaridad de sus interlocutores), Guybrush se hizo un hueco entre los personajes memorables del videojuego. Si pasado conocido y con un futuro dudoso, su empeño por convertirse, oficialmente, en pirata, y por vencer al malvado pirata fantasma-zombi-ente ectoplasmático LeChuck es lo que mueve la saga. Es capaz de estar diez minutos sin respirar, y atención que es importante. Está enamorado, y mucho, de la hija del gobernador, Elaine Marley, y es, muy probablemente, el peor pirata del mundo, aunque uno de los más afortunados. Su complejísimo nombre tiene historia: procede del programa informático en el que se diseñó, y del animador que, para guardar el archivo (brush), lo llamó, antes de bautizarlo, el “tío” (guy), es decir, el guy.brush. Su apellido se lo ganó en un concurso.

 

Monkey Island es el mejor juego del mundo por sus números musicales

Sep. Monkey Island tiene aventura, humor, terror (bueno… hay muertos), romance empalagoso y ridículo, y un par de canciones muy grandes. Os dejo las dos mejores: la canción de los piratas, que son capaces de rimar cualquier cosa…

…Y el número de los esqueletos danzarines, todo un gran momento surrealista (atentos al “no traten de reajustar sus monitores”) que, a la postre, resulta esconder uno de los enigmas más puñeteros del juego.

Monkey Island es el mejor juego del mundo por sus personajes

StanYa hemos hablado brevemente de Guybrush y Elaine, pero hay muchos más. Sin duda destaca el malvado pirata que va pasando por diversos estados de descomposición (y diversos álter ego), LeChuck, que está desesperado por hacerse con el control de Meleé Island, del Caribe, ganarse el corazón de Elaine y vengarse de Guybrush. O la malhablada calavera-guía Murray. O la tribu de caníbales ilusos. O el náufrago, cuyo nombre siempre me cuesta recordar, o la bruja vudú que se va mudando de isla en isla, o uno de mis favoritos, Stan, el vendedor de barcos usados, posteriormente vendedor de ataúdes usados…

Monkey Island es el mejor juego del mundo por sus peleas de espada

Toda descripción de estas peleas (de insultos) es insuficiente. Mejor les echáis un vistazo:

La dinámica es exactamente la que parece. Tienes que hacerte con todos los insultos del mundo hasta conseguir tenerlos en tu archivo y combinarlos adecuadamente para vencer a los piratas… Una genialidad. Y muy útil en colegios, institutos y similares.

Y eso nos lleva a…

 

Monkey Island es el mejor juego del mundo por su sentido del humor

La segunda cabeza de mono más grande...

La segunda cabeza de mono más grande…

Es evidente, ¿no? Ya os habréis dado cuenta. Más allá del interés de la trama, que lo tiene, Monkey Island es divertidísimo. Es absurdo, surrealista, sorprendente y capaz de hacerte soltar una carcajada en el momento menos esperado. En ocasiones, vale la pena detenerse a charlar con los personajes solamente por escuchar las barbaridades que sueltan. Frases como “Vaya, es la segunda cabeza de mono más grande que he visto en mi vida” se han convertido en clásicos, y diálogos como el que sigue son una muestra del tono general (las transcripciones son de Wikiquote. ¡Gracias, Wikiquote!):

Guybrush: ¡Dame el collar que me hace invisible a los fantasmas!

Cabeza de Navegante: ¡No!

Guybrush: Andaaaaaaaaa por faaaa

Cabeza de Navegante: ¡No te lo daré!

Guybrush: ¿Porfa please?

Cabeza de Navegante: ¡No!

Guybrush: ¿Porfa porfa please?

Cabeza de Navegante: ¡Que no!

Guybrush: ¿Porfa please recubierto de nata?

Cabeza de Navegante: Bueno, está bien, ¡PESADO!

O…

A bordo del barco de LeChuck, Bob el fantasma habla con él para comunicarle la aparición de Guybrush…

LeChuck: En días como éste, uno está satisfecho de estar muerto.

Bob: Ah… sí, señor… satisfecho de estar muerto…

LeChuck: Estás contento de estar muerto, ¿VERDAD?

Bob: Oh, sí, señor.

Bob: Estoy tan contento de que pudierais capturar mi barco y de que asesinarais a todos a bordo…

Bob: …sí, señor…

Bob: Qué suerte.

LeChuck: Me alegro.

 

Monkey Island es el mejor juego del mundo por su jugabilidad

polloYa habéis podido apreciarla en algunas imágenes.

Básicamente, te mueves por la pantalla con el cursor y vas combinando objetos y acciones, hasta conseguir posibilidades infinitas…

Algunas, tan emblematicas como “Usar quitagrapas con labios de goma” o “Usar pollo de goma con polea en el centro con cuerda”.

Así de difícil y así de divertido. Lo que nos lleva a…

 

Monkey Island es el mejor juego del mundo por su complejidad

Pues sí. Es mejor que cualquier sudoku que se precie. Además de plantear una aventura divertida, Monkey Island nos regala los puzzles más enrevesados que me he encontrado nunca en un juego. Tanto que, a mis casi treinta años, todavía tengo que echar mano a la guía de vez en cuando… ¡Y es que encontrar la piedra de mechero en la presa tiene lo suyo! Y orientarse en las catacumbas de Monkey Island. Y escapar del interior de la serpiente. Y encontrar la fórmula para dormir a los temibles Caniches Piraña (Piraña Poodles) y poder entrar en la mansión de la gobernadora. Y la calavera prensada. ¡Siempre me atasco ahí! Veréis, estáis en medio del mar, en un barco, con una tripulación nada trabajadora, y para llegar a Monkey Island tenéis que encontrar una calavera prensada… Pero divago.

Monkey Island es el mejor juego del mundo por su banda sonora.

¿No os he dicho que la escucharais? Volved a la primera frase de este artículo.

 

Monkey Island es el mejor juego del mundo por sus escenas memorables

Ya os he hablado de sus peleas de insultos, el pollo de goma con polea y el baile de los esqueletos, ¿no? Ese pollo de goma marcó a una generación… Si a una persona de entre veinticinco y treinta y cinco años le mencionáis un pollo con polea y sonríe, es que ha tenido una infancia feliz. He dicho.

Y las sorpresas ocultas del juego, como esa única manera que hay de matar a Guybrush, que de verdad sólo aguanta la respiración bajo el agua durante diez minutos. Ni uno más.

Bueno, más adelante en el primer juego hay otra manera de matarle… Pero es broma.

Monkey Island es el mejor juego del mundo porque combina piratas, zombis, fantasmas, piratas fantasmas, piratas zombis…

 

piratas

En suma, algunas de mis cosas favoritas en el mundo. De hecho, es tan divertido que a veces me pregunto por qué no se ha hecho aún una película de Monkey Island. Claro, que hay quien dice que ya se ha hecho. Cuatro películas, en realidad…

En fin, si aún no os he convencido para que juguéis al mejor videojuego que existe, no hay nada que hacer. A todo esto, ¿cuál es el secreto de Monkey Island que da título a la primera entrega?, os preguntaréis. La cosa es que nunca se revela. Yo creo que es una combinación de todo lo anterior. Todo ello dota a esta serie de juegos de un prestigio y un aura de calidad que es muy difícil encontrar. Y son instructivos. Yo aprendí mucho jugando con ellos. Por ejemplo, a vigilar siempre mi espalda. Ahí atrás puede haber un mono con tres cabezas…

Continuará…

Cpt. Flint Baker

cpt.flint.baker@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11 abril, 2013 por en Análisis y etiquetada con , , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: